Nuestra historia

Nuestra historia

El cambio climático y el calentamiento global tienen implicaciones de gran alcance para nuestro planeta y nuestra sociedad.

El calentamiento global causado por el hombre impacta directamente en el aumento de los cambios climáticos extremos que dañan los sistemas agrícolas, provocando malas cosechas, inseguridad alimentaria e inestabilidad económica, poniendo en peligro la salud humana, empeorando la pérdida de biodiversidad y alterando el delicado equilibrio de la vida en la Tierra.

La única forma de abordar el cambio global y la sostenibilidad ambiental es a través de un suelo saludable. Este componente crítico actúa como un poderoso sumidero de carbono, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero y estabilizando las temperaturas globales al tiempo que proporciona nutrientes esenciales para el crecimiento de los cultivos y reduce la necesidad de fertilizantes sintéticos.

InBestSoil es un proyecto de Horizonte 2020 que tiene como objetivo proporcionar un marco para invertir en la salud del suelo. El proyecto surgió de la necesidad de abordar la degradación de más de la mitad de los suelos de Europa, con un coste estimado de 50 000 millones de euros anuales.

En InBestSoil, creemos que hacer de la salud del suelo un concepto operativo, es crucial para crear un futuro sostenible. Nuestro objetivo es desarrollar un sistema de valoración económica de los servicios ecosistémicos proporcionados por un suelo saludable y los impactos de las intervenciones del suelo, e incorporarlo en modelos e incentivos comerciales. Nuestro objetivo es alentar a las organizaciones públicas y privadas a invertir en la salud del suelo y crear productos, servicios y cadenas de valor que sean menos dañinos para el suelo. Nuestro proyecto reúne a veinte socios de diez países para lograr un objetivo común, desde universidades hasta pequeñas y medianas empresas, consultorías, agricultores y ONGs.

InBestSoil proporcionará datos, pruebas, herramientas y modelos para evaluar cómo la inversión en la salud del suelo puede contribuir a la transición hacia un uso sostenible y resiliente a largo plazo del suelo. Seis Lighthouses y tres laboratorios vivos, que proporcionan un total de nueve áreas de estudio en cuatro regiones biogeográficas de Europa (boreal, continental, atlántica, mediterránea) y diferentes usos de la tierra (agricultura, bosques, urbano, minería), se utilizarán como modelos para la co-creación y el co-diseño. Este enfoque garantiza que los resultados del proyecto sean relevantes y aplicables a varias partes interesadas y contextos.
to top